Instrumentos musicales (II): clasificaciones

Clasificaciones

El principio de la división es, primariamente, el modo de producción del sonido, y secundariamente el modo de ejecución y la construcción. Los instrumentos musicales mecánicos forman cuatro grandes grupos, que a continuación se recogen de una manera modificada. A ellos se les suman los electrófonos en cuanto quinto grupo:

  1. clasificacion-instrumentos-segun-produccion-sonido-salvador-carboIdiófonos (autorresonadores): instrumentos de percusión sin parche, matracas, etc..
  2. Membranófonos (resonadores de membrana o parche): tambores y timbales.
  3. Cordófonos (resonadores de cuerdas): instrumentos con cuerdas que vibran.
  4. Aerófonos (resonadores de aire): instrumentos de viento, órganos, armónicas, etc.
  5. Electrófonos (resonadores de corriente eléctrica): instrumentos con aparato de ejecución y amplificación.

 

La práctica (orquestal) divide a los instrumentos musicales, según su modo de ejecución, en tres grupos:

  • clasificacion-instrumentos-segun-practica-orquestal-salvador-carboInstrumentos de cuerda: los cordófonos frotados.
  • Instrumentos de viento: los aerófonos soplados, dentro de los cuales se distingue, por su material de origen, entre instrumentos de madera e instrumentos de metal.
  • Instrumentos de percusión: la mayor parte de los idiófonos y membranófonos. Se distingue entre instrumentos de altura determinada y de altura indeterminada.

El cuadro adjunto presenta la extensión normal de los instrumentos más importantes (en especial, los de la orquesta). Los instrumentos de la orquesta sinfónica clásica están subrayados. Además de la extensión (línea de color) pueden verse el registro óptimo (línea engrosada) y la notación (en negro). En los llamados instrumentos transpositores, ésta última difiere del sonido real.

instrumentos-de-la-orquesta-y-sus-extensiones

Ilustración 1: Instrumentos de la orquesta y sus extensiones (Atlas de la Música I)

 

¿Por qué hacer Música?

imageEs indudable que el hecho musical es inseparable del devenir humano, al que siempre ha ido acompañando. Nos encontramos, pues, ante un tema de gran importancia por la gran incidencia que supone en nuestra vida.

Con la presente Unidad nos proponemos realizar en un primer momento un acercamiento al hecho sonoro, contestando a la pregunta fundamental ¿qué es la Música?; qué necesidad hay de ella y qué beneficios aporta; cómo se realiza su estudio y análisis; y finalmente, la relación existente entre el sonido y la Música.

En un segundo estadio, pretendemos ver su incardinación en el ámbito educativo actual y distintos aspectos de la educación auditiva: la escucha, la percepción, la audición y la expresión.

La intención al iniciar el presente tema es que las siguientes aproximaciones que se realicen al fenómeno musical puedan hacerse de una forma más consciente, placentera y enriquecedora.

¿Cuál es el punto a partir del que podemos hablar propiamente de Música? El “canto” emitido por un cisne, ¿lo podemos considerar como una obra artística?

Necesidad de la Música

Desde hace milenios, el hecho musical se halla profundamente arraigado en el hombre. Junto a la religión, la música se cuenta entre las necesidades espirituales más primigenias del ser humano. Ni siquiera en nuestro mundo tecnificado se ha atrofiado esta necesidad de música. Aunque la frase de Goethe «… un fenómeno como Mozart sigue siendo un milagro que no tiene mayor explicación» conserva aún su validez, y pese a que no puede aprenderse la percepción de la belleza musical, la forma musical requiere una explicación, del mismo modo que la técnica musical.

La música constituye una forma universal de lenguaje y de cultura. Desde siempre ha estado ligada a la vida del hombre y a sus circunstancias vitales. Por su gran tradición y por la riqueza de su patrimonio, constituido por su propia evolución histórica y cultural debe ser conocido y valorado por todos.

Necesidad Música, de Salvador Carbó Montaner