Poemas de las “sonatinas neumáticas”: “la sonatina del agua (III)” (Salvador Carbó)

Hacia lo profundo,
bajo la aparente calma,
entre oscuridad que da miedo atravesar,
late el corazón
envuelto por torres y murallas,
con calles de oro puro,
iluminado por el que ya resurgió.